Restaura las toallas ásperas y rígidas con este truco de lavadora

0
610


Las toallas ásperas y rígidas pueden ser un fastidio, especialmente cuando buscamos una experiencia de ducha o baño suave y reconfortante. Sin embargo, los expertos en limpieza advierten que la rutina de lavado en la lavadora podría ser la responsable de este problema común. En la mayoría de los casos, las toallas se vuelven rígidas debido a la acumulación de jabón y detergente, que se adhiere a las fibras y las vuelve menos absorbentes. Afortunadamente, hay un truco eficiente para restaurar la suavidad de las toallas y devolverles su esponjosidad original. El problema de las toallas ásperas y rígidas

Además de la acumulación de jabón y detergente, otros factores como la falta de secado y la humedad pueden contribuir a que las toallas se vuelvan ásperas. Si las toallas no se cuelgan para secarse después de su uso o si se dejan húmedas en la cesta de la ropa sucia, pueden desarrollar un olor desagradable y propiciar la formación de moho. Este olor a humedad puede persistir incluso después de lavar las toallas.

Truco eficiente para suavizar las toallas

Afortunadamente, existe un truco eficiente que puede devolverle a tus toallas su suavidad original.

Lavado inicial con vinagre blanco: lava las toallas en un ciclo de lavado frío utilizando únicamente media taza de vinagre blanco, que ayudará a eliminar los residuos de jabón y suavizará las fibras de la toalla. Asegúrate de seleccionar un ciclo de lavado ecológico o equivalente en tu lavadora. Deja que el ciclo se ejecute durante aproximadamente 90 minutos.

Segundo lavado con detergente y vinagre blanco: a continuación, lava las toallas nuevamente, pero esta vez utiliza detergente en lugar de vinagre blanco. Después del ciclo de lavado, realiza un enjuague utilizando media taza de vinagre blanco en lugar de suavizante de telas. Esto ayudará a eliminar cualquier residuo de detergente y dejará las toallas suaves y esponjosas.

Secado en secadora: una vez que hayas completado el segundo lavado, coloca las toallas en la secadora de inmediato y selecciona un ajuste de calor medio. Elige un ciclo de secado corto para evitar el sobrecalentamiento de las toallas. Asegúrate que estén completamente secas antes de guardarlas.

Foto freepik

Siguiendo estos pasos, podrás restaurar la suavidad y esponjosidad de tus toallas. Recuerda que este truco es eficiente para toallas de algodón y otros materiales similares. Si tienes toallas de materiales más delicados, como la seda o el lino, es posible que debas utilizar métodos de cuidado específicos.

Consejos adicionales para el cuidado de las toallas

Además del truco anterior, aquí tienes algunos consejos adicionales para mantener tus toallas en perfectas condiciones:

Cuelga las toallas para que se sequen completamente: después de cada uso, cuelga tus toallas en un lugar bien ventilado para que se sequen por completo antes de volver a guardarlas. Evita dejarlas húmedas en la cesta de la ropa sucia durante mucho tiempo, ya que esto puede propiciar la formación de moho y olores desagradables.

Te podría interesar:

Evita el uso excesivo de detergente: el exceso de detergente puede dejar residuos en las fibras y hacer que las toallas se vuelvan ásperas. Sigue las instrucciones del fabricante del detergente para determinar la cantidad correcta a utilizar.

No utilices suavizante de telas en exceso: aunque el suavizante de telas puede ayudar a que las toallas sean más suaves, su uso excesivo puede dejar residuos en las fibras y reducir su capacidad de absorción. Utiliza suavizante de telas con moderación o prueba alternativas naturales, como el vinagre blanco.

Lava las toallas por separado: lava las toallas por separado de otras prendas para evitar la acumulación de pelusas y residuos en las fibras. Esto ayudará a mantener la calidad y suavidad de las toallas por más tiempo.

Realiza un mantenimiento regular: realiza un mantenimiento regular de tus toallas para asegurarte de que se mantengan en buen estado. Lávalas y sécalas adecuadamente, y evita el uso de productos químicos agresivos que puedan dañar las fibras.

¿Le resultó útil este artículo?

Veronica Pereira

Últimas entradas de Veronica Pereira (ver todo)



Source link