Paulina Rubio demuestra que sigue llena de magia dorada

0
152


El Teatro La Fiesta del Hotel Jaragua recibió a la mexicana Paulina Rubio, quien la noche de este viernes 1 de marzo se presentó en suelo dominicano como parte de su “Camino Hits Golden Tour”.

Aunque el espectáculo estaba pautado para las 10:00 de la noche, no fue hasta las 11:06 cuando se encendieron las luces del escenario y, con su guitarra en mano, La Chica Dorada interpretó “Causa y efecto“, su éxito de 2009, incluido en el álbum Gran City Pop.

Con el brillo que la caracteriza, la artista de 52 años salió vestida con un abrigo largo de color rosa, un coqueto vestido, unas botas hasta las rodillas y gafas decoradas con piedras que simulaban diamantes.

Tras dar las buenas noches, prosiguió con “Lo haré por ti” y ” Mi nuevo vicio”, esta última interpretada originalmente junto a Morat.

Pau estuvo acompañada por dos guitarristas, un bajista, un tecladista y un baterista, junto a quienes hizo un repaso de sus cuatro décadas en la música, bajo la producción de ED Live.

A diferencia de sus presentaciones en 2005 en la Fortaleza Ozama y en 2007 en el Palacio de los Deportes, en esta ocasión no hubo un cuerpo de bailarines como parte del espectáculo.

“¿Se la están pasando bien?”, preguntó la intérprete a los presentes, agradeciendo los vítores, aplausos y el amor incondicional expresado.

Canciones como “Todo mi amor“, “Nada de esto fue un error”, “Te quise tanto” y un popurrí con “Baila Casanova”, “Don’t say goodbye” y “Boys will be boys”, pusieron al público, en su mayoría compuesto por mujeres, a cantar.

“Soy tan afortunada de tenerlos en mi vida porque lo nuestro ya viene de (hace) tiempo… Este es como nuestro tercer beso, o sea que sí nos gustó, si repetimos es porque nos gusta”, comentó Rubio justo antes de iniciar su himno feminista “Yo no soy esa mujer”.

Te podría interesar:

Paulina fue incorporando otros elementos a su vestuario como un sombrero de vaquera, un abrigo corto de piel y una boa de plumas, todos en tonos rosa.

Dos momentos de mucha algarabía ocurrieron cuando la mexicana invitó a Techy Fatule a escena y juntas interpretaron “El último adiós“, así como cuando Paulina brindó con tequila de Jalisco antes de poner a los presentes a bailar con “Dame otro tequila“.

Nena“, “Ni rosas ni juguetes” y el clásico “Mío” de 1992, completaron el repertorio de esta artista que ha vendido más de 15 millones de discos a lo largo de su carrera.

No hubo encore

Tras interpretar su súper éxito “Ni una sola palabra”, a las 12:06 de la madrugada, justo una hora después de haberse iniciado el show, el escenario quedó a oscuras. Algunos de los presentes pedían otra canción sin mayor efusividad.

La música del DJ comenzó a sonar de fondo y a las 12:20 iluminaron el salón, mientras los técnicos empezaban a recoger los cables y los presentes continuaban en sus mesas conversando y terminándose las bebidas ordenadas.

Los temas “Y yo sigo aquí”, “Algo tienes” y “Tal vez, quizás” faltaron en el setlist.

Paulina continúa su gira este sábado 2 de marzo con una presentación en San Juan, Puerto Rico.



Source link