La Tarjeta Supérate: La Gran Deuda Pendiente del Estado con los Más Necesitados

0
244

Por Joel Guerra

Santo Domingo – El programa de asistencia social Tarjeta Supérate ha sido objeto de múltiples quejas por parte de los beneficiarios, quienes enfrentan una serie de problemas y deficiencias que complican su situación económica y social. Entre los problemas más señalados se encuentran la falta de fondos asignados a las tarjetas, tarjetas deshabilitadas sin explicación, y dificultades técnicas que impiden realizar transacciones.

Decenas de ciudadanos han expresado su frustración, particularmente en lugares como la plaza comercial Sambil, donde largas filas se forman en busca de soluciones que parecen no llegar. “Tengo un año sin comida y yo sí la necesito”, lamenta una de las afectadas, reflejando la desesperación de muchos que dependen de este apoyo gubernamental.

La transición de la tarjeta de ayuda “Solidaridad” a Supérate bajo la administración actual ha traído consigo no solo un cambio de plástico sino también un cúmulo de inconvenientes. Usuarios como Aristides Brito y Alejandro Uribe relatan cómo sus fondos para alimentos fueron retirados o gastados en lugares desconocidos, dejándolos sin el sustento esperado.

Te podría interesar:

La Administradora de Subsidios Sociales (Adess) y el programa Supérate han hecho llamados a la paciencia, asegurando que se está trabajando en la entrega de nuevas tarjetas con chip electrónico. Sin embargo, la falta de comunicación efectiva y soluciones concretas ha aumentado la presión y la desesperación entre los beneficiarios.

El Gobierno ha reconocido los problemas técnicos y trabaja en soluciones para asegurar la transparencia y eficiencia del programa. Se han reportado esfuerzos para resolver los inconvenientes en varias provincias, especialmente en lo que respecta a los subsidios Aliméntate y Bonogas.

Este panorama pone en evidencia la urgente necesidad de mejorar los mecanismos de distribución y gestión de la ayuda social, para garantizar que llegue eficazmente a quienes más lo necesitan. La comunidad espera acciones rápidas y efectivas que restablezcan la confianza en un programa vital para el bienestar de muchas familias dominicanas.