¿Con qué frecuencia se masturban las mujeres realmente?

0
113


La masturbación es una práctica sexual que no se limita solo a los hombres, las mujeres también la disfrutan. Sin embargo, existen algunas diferencias en la frecuencia entre los sexos. Aunque la masturbación femenina ha sido un tema tabú durante mucho tiempo, cada vez se habla más abiertamente sobre ella.  Descubriremos las diferencias culturales y sociales que pueden influir en estas cifras y cómo se está rompiendo el estigma en torno a la masturbación femenina.

La masturbación femenina en cifras

Aunque la masturbación es una práctica común tanto para hombres como para mujeres, hay una brecha significativa en la frecuencia entre los dos sexos. Según un estudio realizado por la marca de juguetes sexuales Womanizer, los hombres se masturban en promedio 140 veces al año, es decir, aproximadamente 2,6 veces por semana. Sin embargo, las mujeres se masturban la mitad de veces, solo 70 veces al año en promedio. Esta diferencia en la frecuencia de la masturbación es conocida como el «masturbation gap».

Es interesante observar cómo esta brecha se ha mantenido a lo largo de los años. En un estudio más reciente realizado por el Instituto Francés de Opinión Pública (Ifop), se encontró que el 56% de las mujeres francesas encuestadas admitieron haberse masturbado en los últimos tres meses. Este número representa un aumento del 15% en comparación con una encuesta similar realizada en 2017. Aunque estas cifras muestran un progreso en la aceptación de la masturbación femenina, aún queda mucho por hacer para eliminar por completo el estigma que rodea esta práctica.

Photo Freepik

El tabú de la masturbación femenina

Una de las razones por las que existe esta brecha en la frecuencia de la masturbación entre hombres y mujeres es el tabú que rodea la sexualidad femenina. Durante miles de años, la sexualidad de las mujeres ha sido considerada impura y casi inexistente. La sociedad ha enfocado la atención en la reproducción y ha dejado de lado el placer sexual de las mujeres. Esto ha llevado a que la masturbación femenina sea vista como algo sucio y vergonzoso.

Afortunadamente, en las últimas décadas se ha producido un cambio cultural y social que ha comenzado a romper este tabú. Se están llevando a cabo campañas de educación sexual y se está fomentando la apertura en las discusiones sobre la sexualidad femenina. Es fundamental que las jóvenes se eduquen sobre su propio cuerpo y se les anime a explorar su sexualidad de manera segura y saludable. Por ejemplo, un estudio realizado por los laboratorios Terpan reveló que el 20% de las mujeres francesas encuestadas no sabía dónde se encontraba el clítoris, un órgano dedicado exclusivamente al placer. Esta falta de conocimiento demuestra la importancia de la educación sexual continua.

Diferencias culturales en la masturbación femenina

La frecuencia de la masturbación femenina también puede variar según las diferencias culturales. Por ejemplo, en los Estados Unidos, las mujeres tienen una frecuencia promedio de masturbación de 90 veces al año, mientras que las francesas tienen una frecuencia promedio de solo 66 veces al año. Estas diferencias pueden deberse a factores como la educación sexual, las normas sociales y las creencias culturales en torno a la sexualidad.

Es importante destacar que estas cifras son solo promedios y que cada individuo tiene su propia forma única de experimentar la sexualidad. Algunas mujeres pueden masturbarse con mayor frecuencia, mientras que otras pueden hacerlo con menor frecuencia o incluso optar por no hacerlo en absoluto. La clave es respetar y aceptar las elecciones individuales de cada persona en lo que respecta a su propia sexualidad.

Te podría interesar:

Rompiendo el estigma

Afortunadamente, cada vez más personas y organizaciones están trabajando para romper el estigma en torno a la masturbación femenina. Se están llevando a cabo campañas de concienciación y se están proporcionando recursos educativos para fomentar la aceptación y la comprensión de la sexualidad femenina. Además, se están desarrollando productos y juguetes sexuales diseñados específicamente para el placer femenino, lo que ayuda a empoderar a las mujeres y a normalizar la masturbación como una parte saludable de la sexualidad.

Lfrecuenciafrecuenciaa frecuencia de la masturbación femenina varía según diferentes factores, como la cultura, la educación sexual y las creencias sociales. Aunque todavía existe un estigma en torno a la masturbación femenina, se están dando pasos importantes para romper este tabú y fomentar una mayor aceptación y comprensión de la sexualidad femenina. Es fundamental que las mujeres se sientan empoderadas para explorar su propia sexualidad y tomar decisiones informadas sobre su cuerpo y su placer.

¿Le resultó útil este artículo?

Lidia Baldomero

Últimas entradas de Lidia Baldomero (ver todo)



Source link