Sin confirmarse en NYC la presencia de células de bandas criminales de Suramérica en refugios para migrantes

0
270


La crisis migratoria en la Gran Manzana adquiere otras dimensiones, para mutar a escenarios más complicados.

Ya no se trata del colapso de los refugios municipales y del estrés financiero que encara el arribo de miles de personas, que se acogen a la norma local de derecho al albergue. Ahora se abre otro interrogante: ¿Hasta qué punto y en cuál proporción, sujetos peligrosos o bandas criminales, se han podido colar por la frontera y terminar operando en las calles en la Ciudad de Nueva York?

El video de un grupo de migrantes recién llegados atacando salvajemente a dos policías en Times Square y el hallazgo del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) sobre un entramado criminal de arrebatones de celulares y carteras, encabezado supuestamente por un venezolano, a pocos meses de haber arribado, inyectó combustible a viejas y nuevas discusiones.

Hasta este miércoles, en medio de la indignación de la mayoría de los neoyorquinos, son pocas las preguntas que tienen una respuesta clara: ¿La ley estatal de fianzas debe ser nuevamente revisada? ¿NYPD debe colaborar más activamente con La Migra, en situaciones en donde migrantes sean un riesgo para la seguridad pública? ¿Se requieren más controles de antecedentes criminales en la frontera? ¿Los neoyorquinos tienen el riesgo que bandas criminales tengan como centro de operación los refugios municipales?

¿El Tren de Aragua en NY?

Algunas versiones periodísticas aseguran que detrás de estas incidencias criminales, no existen hechos aislados de personas que salen de manera individual a robar y a agredir, sino que hay temores que una peligrosa estructura criminal organizada llamada “El Tren de Aragua”, surgida en Venezuela y controlada por líderes carcelarios, haya penetrado de alguna manera en Nueva York.

NYPD hasta el momento no ha confirmado en lo absoluto la presencia de elementos de este grupo de extorsión, asaltos, sicariato, tráfico de drogas y secuestros.

Lo que sí está claro es que las autoridades de Texas y ciudades como Miami y Chicago, han dejado claro la presencia de delincuentes vinculados con esta organización trasnacional, que se expandió claramente en Colombia, Ecuador, Perú y Chile.

Yo no sé si son de alguna banda, pero no se puede tapar el sol con un dedo, aquí lamentablemente vinieron muchos ‘malas conductas’, que están perjudicando a la mayoría que vinimos a darle un mejor futuro a nuestros hijos. Nosotros los buenos, que somos la mayoría, debemos rogar para que esto lo limpien de los malandros (delincuentes)”, compartió con El Diario una inmigrante venezolana a las afueras del Hotel Row, en el centro de Manhattan, quien por razones obvias prefirió reservar su identidad.

Otro inmigrante venezolano, quien vino con su esposa y dos hijos menores, con apenas tres meses en la Ciudad, señala que “tristemente” un “grupito” de delincuentes de su país, que ya salen hasta en la televisión, desafiando a los policías, están “golpeando” la imagen de todos los que viven en los albergues.

“Nosotros somos los primeros interesados en que la policía los persiga. Aquí la mayoría vino fue a buscar una oportunidad para trabajar. Hay jóvenes que no trabajan y estrenan ropa y zapatos todos los días. Eso es por lo menos sospechoso. Pero esos escándalos de delincuentes, que ya le dieron la vuelta al mundo, finalmente nos destruye a todos”, compartió.

En una primera mirada, el comisionado de NYPD, Edward Cabán, cuando mostró este martes cómo una banda de motorizados, en donde están implicados 14 inmigrantes, se dedicaban a arrebatar teléfonos celulares y carteras a mujeres que caminan solas, reconoció que en los últimos meses, una ola de delitos claramente protagonizada por personas alojadas en los albergues “ha invadido a nuestra ciudad”.

Aunque ponderó que “de ninguna manera los individuos que cometen estos crímenes, representan la gran cantidad de personas que vienen a Nueva York, para construir una vida mejor”.

El venezolano Victor Parra es buscado por NYPD por supuestamente liderar una banda dedicada al robo de celulares y carteras en las calles de la Gran Manzana. (Foto: M. Appleton – NYC Mayoral Office)

Tras criminales fantasmas

Cabán indicó que en este caso específico, se trata de criminales fantasmas: sin antecedentes penales, sin fotos, sin huellas en redes sociales. A veces ni siquiera se tiene claro su nombre o una fecha de nacimiento. Y además, participan en operaciones extremadamente sofisticadas.

Hay un total de 62 incidentes que se han conectado con ese patrón de robo, el 56 por ciento de estos crímenes tuvieron lugar en Manhattan.

Durante la investigación, se detectó que estos perpetradores son parte de una sofisticada empresa criminal compuesta por migrantes, que han llegado recientemente a los Estados Unidos. Esta red vive predominantemente en el sistema de albergues para migrantes.

El líder de la banda, fue identificado como Víctor Parra, un venezolano de 30 años de edad, que ya había sido detenido en noviembre por robo mayor y fue puesto en libertad. El sospechoso que todavía está siendo buscado por los sabuesos de la policía, empleaba técnicos para poder obtener acceso a las aplicaciones bancarias de los teléfonos robados y realizar transacciones ilegales. Los equipos robados luego eran enviados a Colombia.

En ese grupo delictivo se confirmó la presunta participación de María Manaura, de 32 años, quien había sido arrestada al menos ocho veces en los seis meses desde que llegó de Venezuela.  La migrante vive en el Row NYC Hotel. Fue acusada de hurto mayor y resistencia al arresto, pero el juez le concedió la libertad supervisada.

Al igual que Manaura, a la mayoría de los implicados en esta subtrama de asaltos, ya NYPD le había “puesto el guante”, por varios delitos como robos en tiendas y agresiones. Pero terminaron entrando en la “puerta giratoria” de los tribunales, debido a la reforma de ley de fianzas vigente desde el 2020, que permite que en la mayoría de los delitos considerados como “menores” o “no violentos”, las personas puedan quedar en libertad.

Te podría interesar:

Otro debate: Cooperar o no con ICE

Apenas horas antes que se divulgó la información sobre el desmantelamiento de este grupo criminal, el país quedó sorprendido al divulgarse un video que mostró como un grupo de jóvenes migrantes patearon y agredieron a dos policías cerca del Teatro Ámsterdam en Times Square. El hecho que la Fiscalía haya liberado a las horas a los jóvenes capturados, desató una punzante controversia sobre la administración de la justicia penal en Nueva York.

Además, encendió las alertas por parte de algunos líderes electos, de revisar casi como una emergencia, las leyes locales que desde 2014 prohíben a la Uniformada cooperar y compartir datos con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), pues ante la fuerza de los hechos, no pocos consideran que debe haber excepciones.

Incluso en medio de esta diatriba, el alcalde Eric Adams, recordó que el venezolano Víctor Parra, presuntamente líder de la organización dedicada a robos de celulares, fue arrestado y ahora está prófugo: ¿Es este un momento, en el que quizás debas aceptar estas solicitudes de ICE, especialmente porque si no lo haces, estás enviando el mensaje a la policía de que no me importa si te golpean, no voy a cooperar?, se preguntó. 

Independientemente de estos límites de colaboración entre las agencias federales y NYPD, la gobernadora Kathy Hochul fue tajante al exigir: “consíguelos a todos, envíalos de regreso a su país. No tocas a nuestros agentes de policía, no tocas a nadie”.

Por su parte, el fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, esgrime que no aplicó una fianza para varios de estos sospechosos, pues se trabaja para confirmar sus identidades e investigar a fondo si estaban asociados con la golpiza a los oficiales.

A la fecha, de los seis sospechosos venezolanos arrestados por NYPD, tras el ataque a los agentes captados en cámara, solo uno está detenido en Rikers Island. El resto fue liberado, pero deberán presentarse en la corte el 4 de marzo. Fuentes policiales aseguran que cuatro huyeron en un bus a California. Este martes, trascendió que estos jóvenes fueron detenidos por ICE en Phoenix en un autobús de la Greyhound, una versión que fue negada por autoridades locales.

El fiscal Bragg, confirmó que Yohenry Brito, un migrante de 24 años, el único tras las rejas del grupo de supuestos atacantes, fue visto en las cámaras con una chaqueta amarilla, peleando con los agentes cuando intentaban arrestarlo.

Todavía se sigue rastreando en los refugios de los cinco condados a otros vinculados con el ataque. Se cree que un total de 13 personas estuvieron involucradas. Una comisión especial de la Uniformada asegura que darán en las próximas horas con su paradero.

!Depórtenlos!

En medio de las negociaciones entre republicanos y demócratas en el Congreso para aprobar nuevas medidas de seguridad en la frontera con México, la congresista Nicole Malliotakis de Staten Island refirió a medios locales que “este último año fiscal, ICE emitió 109 solicitudes de detención para personas que son peligrosas, que cometieron delitos en nuestra ciudad y ninguna han sido atendidos”.

Malliotakis y varios legisladores de la minoría republicana forma parte de los numerosos líderes electos que creen que los inmigrantes que atacaron a dos agentes de la policía de Nueva York en Times Square, deberían ser deportados, si son declarados culpables.

En contraste, grupos de defensa de los inmigrantes como Make The Road NY están exigiendo a NYPD que publique el video de la cámara corporal en el momento de la agresión. En un comunicado está organización calificó como “profundamente irresponsable utilizar un incidente para vilipendiar a las comunidades de inmigrantes e intentar revertir las políticas que han mantenido seguros a los neoyorquinos”.

Un problema nacional

En el centro de esta controversia, el alcalde Adams no vaciló en recordar que detrás de estas discusiones hay “un problema nacional”.

“Necesitamos una solución en ambos lados de los pasillos. Los republicanos han bloqueado una reforma migratoria durante muchos años. Es hora de que abordemos este problema que está impactando no solo a Nueva York, sino a Chicago y Denver“.

El mandatario municipal reiteró que 175,000 migrantes y solicitantes de asilo llegaron a la Gran Manzana desde la primavera de 2022.

video
play-sharp-fill

“Son solo un grupo de personas. Por eso, cualquier neoyorquino que considere criminales a quienes están tratando de dar el siguiente paso hacia el sueño americano, se equivoca“, remató.



Source link