¿Se deben sacar las muelas del juicio y a partir de qué edad?

0
232


Las muelas del juicio, esas últimas piezas dentales que emergen entre los 16 y los 25 años, pueden convertirse en un dolor de cabeza si no son tratadas adecuadamente. La pregunta de si deben ser extraídas y a partir de qué edad es común entre muchas personas que buscan mantener una salud bucal óptima. Generalmente, se recomienda extraerlas antes de los 25 años si hay riesgos de impacto con otros dientes o infecciones. Esta decisión debe ser tomada con el consejo de un profesional dental.

Descubrir cuándo es necesario realizar esta intervención y los beneficios asociados te ayudará a tomar una decisión informada y asegurar tu bienestar dental a largo plazo.

¿Qué son las muelas del juicio?

Las muelas del juicio, también conocidas como terceros molares, son los últimos dientes en aparecer en la boca de un adulto. Por lo general, erupcionan entre los 17 y 25 años. Estas muelas se ubican en la parte posterior de la boca y son importantes en el proceso de masticación.

Las muelas del juicio desempeñan un papel crucial en el proceso de masticación de los alimentos. Su ubicación en la parte posterior de la boca les permite ayudar en la trituración de los alimentos antes de ser tragados. Aunque en la actualidad su función no es tan esencial debido a la evolución de la alimentación humana, siguen formando parte de la estructura dental.

Problemas asociados a este tipo de muelas

Impactación: en ocasiones, las muelas del juicio no tienen suficiente espacio para erupcionar correctamente, lo que puede llevar a que queden impactadas dentro de la encía o el hueso. Esto puede causar dolor, inflamación e infección.

Apiñamiento dental: la presencia de las muelas del juicio puede ocasionar apiñamiento dental, es decir, el desplazamiento de los demás dientes al intentar abrirse paso en la boca. Esto puede afectar la alineación dental y la mordida.

Dolor: uno de los problemas más comunes asociados con las muelas del juicio es el dolor. Este dolor puede manifestarse debido a la inflamación de las encías o a la impactación de las muelas. En casos severos, puede requerir tratamiento dental.

Las muelas del juicio, aunque forman parte del proceso de desarrollo dental, pueden ocasionar complicaciones si no erupcionan adecuadamente. Es importante estar atento a cualquier molestia relacionada con estas muelas y consultar a un dentista en caso de problemas.

¿A partir de qué edad se recomienda la extracción de las muelas del juicio?

La extracción de las muelas del juicio es un procedimiento común, y la edad a la que se recomienda realizar esta intervención varía según diferentes factores. En general, se aconseja considerar la extracción de las muelas del juicio a partir de los 16 a 25 años, aunque cada caso es único.

En la mayoría de los casos, se aconseja que la extracción de las muelas del juicio se realice entre los 16 y 25 años. Esta franja de edad se considera óptima debido a que, en este período, las raíces de las muelas del juicio aún no están completamente formadas, lo que facilita el procedimiento y reduce el riesgo de complicaciones. A continuación, se detallan algunos factores que influyen en la decisión de estas muelas:

Posición de las muelas: si las muelas del juicio están impactadas o crecen de forma inclinada, puede ser necesario extraerlas para prevenir problemas futuros.

Problemas de espacio en la boca: cuando hay falta de espacio en la boca para que las muelas del juicio erupcionen correctamente, la extracción puede ser recomendada para evitar apiñamiento dental u otros inconvenientes.

Posibles complicaciones: algunas personas experimentan dolor, inflamación o infección alrededor de las muelas del juicio, lo que puede requerir su extracción para aliviar el malestar y prevenir complicaciones mayores en la salud oral.

Foto Freepik

Procedimiento de extracción de las muelas del juicio

El procedimiento de extracción de las muelas del juicio es un proceso quirúrgico común que se realiza para tratar problemas asociados con estas muelas. A continuación, se detallan los pasos del procedimiento quirúrgico y los cuidados postoperatorios necesarios:

Anestesia local: antes de comenzar, se administra anestesia local para adormecer la zona y reducir cualquier molestia durante la extracción.

Te podría interesar:

Incisión en la encía: se realiza una pequeña incisión en la encía para exponer la muela del juicio y el hueso circundante.

Extracción de la muela: una vez expuesta, se procede a extraer la muela del juicio cuidadosamente, teniendo en cuenta la posición y la complejidad de la extracción.

Sutura: después de extraer la muela, se sutura la incisión en la encía para promover una adecuada cicatrización.

Cuidados postoperatorios

Control del sangrado: es normal experimentar un ligero sangrado después de la extracción. Se recomienda morder una gasa estéril durante unos minutos para detener el sangrado.

Medicación: el dentista puede recetar analgésicos o antiinflamatorios para controlar el dolor y la inflamación después del procedimiento.

Alimentación suave: durante los primeros días, se recomienda consumir alimentos suaves y fríos para facilitar la recuperación y evitar molestias.

Higiene bucal: es importante mantener una buena higiene bucal cepillando suavemente los dientes y evitando enjuagues vigorosos durante los primeros días.

La extracción de las muelas del juicio es un procedimiento seguro y común, pero es fundamental seguir las indicaciones del dentista para asegurar una óptima recuperación y evitar complicaciones.

Riesgos y complicaciones asociados

La extracción de las muelas del juicio, aunque común, no está exenta de riesgos y posibles complicaciones que pueden surgir durante o después del procedimiento. Estos aspectos deben considerarse seriamente antes de someterse a esta intervención dental para garantizar una experiencia positiva y resultados óptimos.

Infección y sangrado

El riesgo de infección y sangrado es una preocupación importante asociada a la extracción de las muelas del juicio. Después del procedimiento, es posible que se produzca un sangrado excesivo o que se desarrolle una infección en el sitio de extracción. Estas complicaciones pueden requerir atención adicional por parte del profesional de la salud dental para prevenir complicaciones mayores.

Daño a los nervios

Otro riesgo que considerar es el posible daño a los nervios cercanos durante la extracción de las muelas del juicio. Este tipo de lesión puede provocar entumecimiento o sensibilidad en la mandíbula, los labios o la lengua. Es fundamental que el profesional que realiza la extracción tenga la pericia necesaria para minimizar este riesgo y manejar cualquier situación que pueda surgir durante el procedimiento.

Al comprender los posibles riesgos y complicaciones asociados a la extracción de las muelas del juicio, se puede tomar una decisión informada y prepararse adecuadamente para el proceso. Es recomendable seguir todas las indicaciones postoperatorias proporcionadas por el dentista para reducir al mínimo las posibilidades de experimentar estos efectos secundarios no deseados.

video
play-sharp-fill

¿Le resultó útil este artículo?

Dany Levito
Últimas entradas de Dany Levito (ver todo)



Source link