¿Realmente todos necesitamos tomar vitamina D?

0
517


La vitamina D es una vitamina soluble en grasa que desempeña un papel crucial en el mantenimiento de los niveles de calcio y fósforo en el cuerpo. También es necesaria para la absorción adecuada del calcio en los huesos, lo que ayuda a prevenir la osteoporosis y otras enfermedades óseas.

La vitamina D se encuentra en dos formas principales: vitamina D2 (ergocalciferol) y vitamina D3 (colecalciferol). La vitamina D2 se encuentra en alimentos de origen vegetal, como los hongos, mientras que la vitamina D3 se produce en la piel cuando esta se expone a la luz solar.

¿Quiénes pueden beneficiarse de la vitamina D?

Si bien la vitamina D es esencial para todos, algunas personas pueden tener un mayor riesgo de deficiencia y pueden beneficiarse más de los suplementos. Estas incluyen:

Personas con poca exposición solar

La principal fuente de vitamina D es la exposición a la luz solar. Sin embargo, las personas que viven en climas fríos o pasan la mayor parte del tiempo en interiores pueden tener una exposición limitada al sol. En estos casos, los suplementos de vitamina D pueden ser útiles para mantener niveles adecuados.

Personas con piel oscura

La melanina, el pigmento responsable de la coloración de la piel, puede reducir la capacidad de la piel para producir vitamina D. Las personas con piel oscura pueden necesitar más tiempo de exposición al sol para sintetizar suficiente vitamina D. En algunos casos, los suplementos pueden ser recomendados.

Adultos mayores

A medida que envejecemos, nuestra piel se vuelve menos eficiente en la producción de vitamina D. Además, los adultos mayores también pueden tener una menor capacidad para absorber la vitamina D de los alimentos. Por lo tanto, es común que los adultos mayores necesiten suplementos de vitamina D para prevenir la deficiencia.

Mujeres embarazadas y lactantes

Durante el embarazo y la lactancia, las mujeres tienen mayores necesidades de vitamina D para garantizar un desarrollo óseo saludable tanto en la madre como en el bebé. Los suplementos de vitamina D pueden ser recomendados para satisfacer estas necesidades adicionales.

Obtener vitamina D de manera natural

La forma más efectiva de obtener vitamina D es a través de la exposición al sol. La luz solar ultravioleta B (UVB) es necesaria para que la piel produzca vitamina D3. Sin embargo, la cantidad de vitamina D producida depende de varios factores, como el tiempo de exposición, la latitud, la estación del año, la edad y el color de la piel.

Foto Freepik

Se recomienda exponer la piel sin protección solar durante unos minutos al día, preferiblemente durante las horas pico de luz solar, para permitir la síntesis de vitamina D. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la exposición excesiva al sol puede aumentar el riesgo de quemaduras solares y cáncer de piel. Por lo tanto, se recomienda usar protector solar después de unos minutos de exposición.

Además de la exposición solar, también se puede obtener vitamina D a través de la dieta. Algunos alimentos ricos en vitamina D incluyen pescados grasos como el salmón y la caballa, yema de huevo, hígado de res y productos lácteos fortificados. Sin embargo, la cantidad de vitamina D presente en los alimentos es generalmente baja, por lo que puede ser difícil obtener suficiente vitamina D solo a través de la dieta.

Te podría interesar:

Riesgos de la deficiencia de vitamina D

La deficiencia de vitamina D puede tener consecuencias negativas para la salud. Además de su papel en la salud ósea, también desempeña un papel importante en la función inmunológica y la salud cardiovascular. La deficiencia se ha asociado con un mayor riesgo de enfermedades autoinmunes, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer.

Los síntomas de la deficiencia de vitamina D pueden incluir debilidad muscular, dolor óseo, fatiga y depresión. En los niños, la deficiencia puede provocar raquitismo, una enfermedad que causa deformidades óseas.

Riesgos del exceso de vitamina D

El exceso de vitamina D también puede tener efectos negativos, puesto que la toxicidad por vitamina D es rara y generalmente resulta de la ingesta excesiva de suplementos de vitamina D.

Los síntomas de la toxicidad por vitamina D pueden incluir náuseas, vómitos, pérdida de apetito, debilidad muscular, dolor óseo, estreñimiento y sed excesiva. En casos graves, la toxicidad por vitamina D puede provocar daño renal y calcificación de tejidos blandos.

Es importante recordar que los suplementos de vitamina D deben tomarse bajo la supervisión de un médico y siguiendo las pautas de dosificación recomendadas.

¿Le resultó útil este artículo?

Veronica Pereira

Últimas entradas de Veronica Pereira (ver todo)



Source link