Los republicanos de la Cámara Representantes de EE.UU. se oponen al acuerdo migratorio del Senado

0
80



La dirección republicana de la Cámara de Representantes de Estados Unidos rechazó este lunes el acuerdo bipartidista sobre restricciones migratorias fronterizas y lo calificó de insuficiente.

“Los republicanos de la Cámara nos oponemos al proyecto de ley migratoria porque no cumple con ninguna de las políticas necesarias para proteger nuestra frontera”, afirmaron en un comunicado, respaldado por Mike Johnson, presidente de la Cámara de Representantes.

Advirtieron que cualquier consideración del proyecto de ley en el Senado será una pérdida de tiempo y que el acuerdo “morirá al llegar a la Cámara”.

Durante semanas hubo negociaciones en las que participaron funcionarios de la Casa Blanca, el Departamento de Seguridad Nacional y un grupo bipartidista de senadores, publicó la agencia de noticias Efe.

El acuerdo permitiría nuevas limitaciones a las solicitudes de asilo, que se activarían cuando los cruces diarios alcancen los 4,000 durante siete días consecutivos. Autorizaría además ayuda militar adicional para Ucrania y también aumenta los criterios de elegibilidad para los solicitantes de asilo que deseen ingresar a Estados Unidos.

La propuesta legislativa contempla un considerable paquete de asistencia financiera internacional, asignando $60,000 millones de dólares para ayuda militar a Ucrania, $14,000 millones de dólares a Israel, $4,800 millones de dólares a Taiwán, y $20,000 millones de dólares para seguridad fronteriza.

Se anticipó que el Senado, controlado por los demócratas, someterá a votación el proyecto esta semana, y de ser aprobado, este se trasladará a la Cámara de Representantes, donde prevalece una mayoría republicana.

¿Qué se detalla en el plan bipartidista?

La propuesta enfrenta resistencia tanto del liderazgo republicano como del expresidente Donald Trump, quien no desea acuerdos con los demócratas en la antesala a las elecciones presidenciales de noviembre, señaló la agencia de noticias.

El nuevo acuerdo, elaborado por los senadores James Lankford, Chris Murphy y Kyrsen Sinema, republicano, demócrata e independiente, respectivamente, elimina la política de “detención y liberación” para migrantes indocumentados que buscan asilo en la frontera, quienes anteriormente eran liberados hasta su cita judicial.

El Departamento de Seguridad Nacional podría detener temporalmente la entrada de migrantes en la frontera si más de 4,000 personas son detenidas diariamente durante una semana. Si la cantidad aumenta a más de 5,000 diarios durante una semana o llega a 8,500 en un solo día, deberá expulsar a los extranjeros.

La administración de Joe Biden puede expulsar a los migrantes durante un máximo de 270 días en el primer año, 225 días en el segundo y 180 días en el tercero. Si la cantidad de migrantes disminuye en un 75%, el DHS debe dejar de expulsarlos en un plazo de dos semanas.

Te podría interesar

El plan destina $650 millones de dólares para construir o mejorar barreras físicas en la frontera. También aumenta la capacidad para detener a más migrantes y asigna $4.000 millones de dólares para contratar personal adicional para procesar solicitudes de asilo.

Además, hace más difíciles los requisitos para obtener asilo. Los migrantes deben demostrar desde el principio que tienen una buena posibilidad de obtener ese beneficio. Los críticos creen que esto podría hacer que sea más difícil para los solicitantes de asilo aprobar el proceso de solicitud, según Efe.

Establece que ciertos migrantes no podrán solicitar asilo en Estados Unidos, como aquellos con antecedentes criminales, los que han vivido en otro país antes o los que podrían estar seguros en otra parte de su país.

El proceso para solicitar asilo, que solía llevar años, ahora se limitaría a seis meses. Los migrantes detenidos después de cruzar la frontera por lugares no autorizados serán procesados rápidamente en 10 a 15 días. Aquellos que soliciten asilo esperarán detenidos una audiencia inicial.

Si los migrantes son aprobados en la audiencia inicial, recibirán un permiso de trabajo temporal y estarán bajo supervisión hasta que se resuelva su solicitud de asilo en un máximo de 90 días.

El gobierno limitado a otorgar parole humanitario

El plan reduce el poder del gobierno para otorgar permisos temporales humanitarios (conocidos como parole en inglés). El presidente Biden ha usado estos mecanismos para ayudar a ucranianos, afganos, cubanos, venezolanos y haitianos.

Además, asigna alrededor de $1,400 millones de dólares para albergues y otros programas en ciudades y estados que han recibido muchos migrantes. También autoriza 50,000 visas para inmigración relacionada con el trabajo y la familia cada año durante los próximos cinco años.

Sigue leyendo:
• Detalles sobre proyecto de $118,000 millones que incluye cambios migratorios
• Senado avanza en plan para endurecer acciones de seguridad nacional e inmigración; proyecto de $118,200 millones de dólares
• Biden apoya el proyecto de ley fronterizo: “Hará que nuestro país sea más seguro”



Source link