¿Ferritina alta? Las causas, síntomas, tratamientos

0
391


La ferritina es una proteína esencial para nuestro organismo, encargada de almacenar hierro en nuestras células. Sin embargo, cuando los niveles de ferritina se encuentran elevados, puede indicar la presencia de ciertas condiciones médicas o desequilibrios en el cuerpo.

¿Qué es la ferritina y cuál es su función?

La ferritina es una proteína que se encuentra en el hígado, el bazo y la médula ósea, y juega un papel fundamental en el metabolismo del hierro. Su función principal es almacenar hierro en forma de ferritina y liberarlo cuando el cuerpo lo necesita. De esta manera, la ferritina actúa como una reserva de hierro esencial para el correcto funcionamiento del organismo.

¿Cuándo se consideran altos los niveles de ferritina?

Los niveles normales de ferritina en sangre varían según el género y la edad. En general, se considera que los niveles de ferritina son altos cuando superan los 500 ng/ml en hombres y los 200 ng/ml en mujeres. Estos valores pueden variar ligeramente según los laboratorios y las referencias utilizadas.

Posibles causas de la ferritina alta

Existen diversas causas que pueden llevar a un aumento en los niveles de ferritina en el organismo. Algunas de las principales causas incluyen:

Sobrecarga de hierro: La ferritina alta puede ser un indicador de una sobrecarga de hierro en el cuerpo, lo cual puede ocurrir debido a condiciones como la hemocromatosis hereditaria, una enfermedad genética que afecta la regulación de hierro en el organismo.

Inflamación: La presencia de inflamación crónica en el cuerpo, como en el caso de enfermedades autoinmunes o infecciones persistentes, puede provocar un aumento en los niveles de ferritina.

Enfermedad hepática: Las enfermedades hepáticas, como la hepatitis crónica o la cirrosis, pueden alterar los niveles de ferritina en el organismo.

Consumo excesivo de alcohol: El abuso de alcohol puede afectar la función hepática y conducir a un aumento en los niveles de ferritina.

Trastornos hematológicos: Algunos trastornos hematológicos, como la talasemia o la anemia de células falciformes, pueden estar asociados con niveles elevados de ferritina.

Trastornos inflamatorios: Enfermedades inflamatorias crónicas, como la artritis reumatoide o la enfermedad de Crohn, pueden causar un aumento en los niveles de ferritina.

Trastornos genéticos: Algunos trastornos genéticos, como el síndrome de activación de macrófagos o el síndrome de anticuerpos antifosfolípidos catastrófico, pueden estar relacionados con niveles altos de ferritina.

Síntomas asociados a la ferritina alta

En muchos casos, la ferritina alta no causa síntomas evidentes y se descubre a través de pruebas de laboratorio de rutina. Sin embargo, en algunos casos, un aumento en los niveles de ferritina puede estar asociado con ciertos síntomas. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

Fatiga y debilidad: Las personas con ferritina alta pueden experimentar fatiga y debilidad generalizada debido al desequilibrio en los niveles de hierro.

Problemas cardíacos: La ferritina alta puede contribuir al desarrollo de enfermedades cardíacas, como la insuficiencia cardíaca, debido al estrés adicional que ejerce sobre el sistema cardiovascular.

Cambios en la piel: Algunas personas con ferritina alta pueden notar cambios en el color de su piel, que puede volverse más oscura.

Te podría interesar:

Dolor abdominal: En algunos casos, un aumento en los niveles de ferritina puede estar asociado con dolor abdominal y malestar.

Diagnóstico de la ferritina alta

Para diagnosticar la ferritina alta, se deben realizar pruebas de laboratorio para medir los niveles de ferritina en sangre. Estas pruebas suelen ser parte de un análisis de sangre completo y pueden incluir otras pruebas relacionadas con el metabolismo del hierro, como la saturación de transferrina.

Es fundamental que el diagnóstico sea realizado por un médico especialista, como un médico internista o un hematólogo, quienes evaluarán los resultados de las pruebas y realizarán una evaluación clínica detallada para determinar la causa subyacente de la ferritina alta.

Tratamiento de la ferritina alta

El tratamiento de la ferritina alta depende de la causa subyacente de este desequilibrio. En algunos casos, si la ferritina alta es causada por una sobrecarga de hierro, puede ser necesario realizar flebotomías terapéuticas, que consisten en la extracción periódica de sangre para reducir los niveles de hierro en el organismo.

Prevención y cuidado de la ferritina alta

Si bien no siempre es posible prevenir la ferritina alta, existen algunas medidas que se pueden tomar para mantener un equilibrio adecuado de hierro en el organismo. Algunas recomendaciones incluyen:

Mantener una alimentación equilibrada: Consumir una dieta balanceada y rica en alimentos saludables puede ayudar a mantener los niveles de hierro bajo control.

Limitar el consumo de alcohol: El abuso de alcohol puede afectar la función hepática y contribuir al aumento de los niveles de ferritina. Limitar o evitar el consumo de alcohol puede ayudar a prevenir este desequilibrio.

Controlar las enfermedades crónicas: Si se tiene una enfermedad crónica, como enfermedades autoinmunes o enfermedades hepáticas, es importante seguir las recomendaciones médicas y realizar un seguimiento regular para controlar los niveles de ferritina.

Realizar chequeos médicos regulares: Realizar chequeos médicos de rutina y análisis de sangre periódicos puede ayudar a detectar cualquier desequilibrio en los niveles de ferritina y abordarlo a tiempo.

¿Le resultó útil este artículo?

Angie Bravo

Últimas entradas de Angie Bravo (ver todo)



Source link