Defienden el gas como una energía justa, inclusiva y sostenible

0
257


El Foro de Países Exportadores de Gas (FPEG), cuyos miembros poseen el 70 % de las reservas mundiales probadas, defendió este sábado este recurso como una energía justa, sostenible e inclusiva y se comprometieron a impulsar el diálogo con compradores y productores para revitalizar su comercialización.

Durante una sesión de alto contenido geopolítico, con duras críticas a Israel por su ofensiva en Gaza y reproches a las sanciones impuestas a sus miembros (Venezuela, Irán y Rusia) que impactan en el sector, jefes de Estado y de Gobierno pidieron preservar la industria, garantizar la estabilidad de los precios y contar con el gas para una transición energética justa y ordenada.

“La República Islámica de Irán está lista para convertirse en el centro energético de la región y una ruta segura para la distribución y tránsito de gas entre los mercados productores y consumidores”, declaró el presidente de Irán, Ebrahim Raisí.

El presidente de Bolivia, Luis Arce, describió un contexto “marcado por los desafíos que entraña la reconfiguración de un nuevo orden mundial”: “El surgimiento y consolidación de bloques comerciales como los de África, Sudamérica y los BRICS, nos abren la posibilidad de acceder a mercados internacionales sin la necesidad de comprometer nuestra soberanía”, manifestó.

Abdelmadjid Tebboune, presidente de Argelia, anfitriona de la cumbre, animó a elaborar una “visión común” porque el gas “desempeña un papel vital para lograr el desarrollo sostenible y satisfacer las crecientes necesidades energéticas del mundo”.

Los países mostraron su preocupación por la fluctuación de los precios, alterados por las tensiones geopolíticas, y remarcaron la necesidad de “estabilizar los mercados, con un marco legal no discriminatorio y políticas predecibles”, según declaró el secretario general del FPEG, Mohamed Hamel, en la rueda de prensa al término de la sesión.

Declaración de Argel

En la declaración final de esta cumbre bianual de jefes de Estado y de Gobierno, el FPEG condenó “todas las restricciones económicas unilaterales sin aprobación previa del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas” y destacó el deber de “proteger las infraestructuras de energía“, que están siendo atacadas.

  • Los compromisos para desarrollar la industria incluyen alentar “el uso del gas natural en el transporte marítimo y terrestre”, el apoyo fundamental a los contratos gasísticos de larga duración y reforzar la visibilidad del foro en la escena internacional.

Los países exportadores destacaron el papel del gas en la reducción de la pobreza energética, con una mención especial en los países africanos, y apostaron por un mayor uso en los mercados domésticos e internacionales, así como en la industria petroquímica y química, incluida la producción de fertilizantes para garantizar “la seguridad alimentaria”.

Te podría interesar:

Gas natural, eje de transición

“El gas es una solución a la transición energética“, aseveró el ministro argelino de Energía, Mohamed Arkab, al presentar la declaración final.

Según Hamel, la industria del gas requerirá una inversión de 9 billones de dólares en las próximas dos décadas cuando se prevé que la demanda de gas natural ascienda un 34 % en 2050, un 26 % como parte de un sistema mixto con las energías renovables.

Cuando la Agencia Internacional de la Energía (AIE) alertó ayer de nuevo récord en 2023 de emisiones de dióxido de carbono ligadas a la energía, el gas se posiciona para los miembros del FPEG como un recurso clave, al ser un combustible menos contaminante, hacia la necesaria transición.

  • La posición conjunta destaca la importancia del gas para alcanzar una “transición energética justa, equitativa, ordenada, inclusiva y sostenible, al tiempo que tiene en consideración las circunstancias nacionales”.

“El mundo necesita más que nunca la integridad de las sociedades y el consenso de gobiernos y organizaciones internacionales para superar los desafíos y avanzar en la dirección del desarrollo y ayudar a preservar la naturaleza y crear un futuro mejor”, consideró el presidente iraní.

Constituido en 2001, el FPEG está compuesto por doce miembros permanentes (Argelia, Rusia, Venezuela, Bolivia, Trinidad y Tobago, Egipto, Guinea Ecuatorial, Libia, Nigeria, Irán, Emiratos Árabes Unidos y Catar) y siete observadores (Perú, Irak, Azerbaiyán, Malasia, Mauritania, Angola y Mozambique).

Durante esta cumbre, Senegal solicitó formalmente su adhesión y Mauritania y Mozambique presentaron una petición para ser miembro permanente. EFE

Fehaciente, fidedigno y fácil. Agencia de noticias multimedia en español. 



Source link