Beber té caliente y el riesgo de cáncer de esófago: lo que debes saber

0
290


‍El cáncer de esófago es una de las formas más letales de cáncer en todo el mundo. En los últimos años, se ha descubierto una preocupante asociación entre el consumo de té caliente a altas temperaturas y el riesgo de desarrollar esta enfermedad. A continuación, exploraremos los hallazgos de varios estudios científicos sobre este tema y analizaremos cómo el consumo de té caliente puede aumentar significativamente las probabilidades de contraer cáncer de esófago.

El estudio que revela la asociación

Un estudio publicado en el International Journal of Cancer arrojó resultados alarmantes sobre el consumo de té caliente y el riesgo de cáncer de esófago. Los investigadores realizaron un seguimiento a 50,000 personas adultas durante una década en la provincia de Golestán, en Irán. Los resultados revelaron que beber diariamente más de 700 ml de té a temperaturas extremadamente altas, superiores a los 60 °C o 140°F, aumenta las probabilidades de desarrollar cáncer de esófago en un 90%.

El té caliente puede dañar el tejido del esófago debido a su temperatura elevada, lo que provoca irritación e inflamación crónica. Estas condiciones pueden desencadenar cambios celulares que potencialmente pueden llevar al desarrollo de células cancerígenas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que este estudio muestra una asociación y no una relación directa de causa y efecto. Además, es esencial considerar que las personas que consumen bebidas muy calientes también pueden tener otros factores de riesgo que contribuyan al desarrollo de cáncer de esófago, como el consumo de alcohol, tabaco, obesidad y reflujo.

El cáncer de esófago y su impacto

El cáncer de esófago es una enfermedad grave que afecta el tubo largo que conecta la garganta con el estómago. Es la octava causa más común de cáncer en todo el mundo y una de las principales causas de muerte por cáncer. Cada año, aproximadamente 400,000 personas mueren a causa de esta enfermedad. La detección temprana y la comprensión de los factores de riesgo son cruciales para prevenir y tratar el cáncer de esófago de manera efectiva.

La relación entre el té caliente y el cáncer de esófago

El estudio realizado en Irán no es el primero en señalar una asociación entre el consumo de té caliente y el riesgo de cáncer de esófago. En 2016, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) ya había advertido que ingerir bebidas muy calientes, como el café, té, mate o agua, de manera continua, aumenta dicho riesgo. Aunque no se ha establecido una relación directa de causa y efecto, estos hallazgos respaldan la necesidad de tomar precauciones al consumir bebidas calientes y dejarlas enfriar antes de beberlas.

El impacto del té caliente en la salud

El té es una de las bebidas más populares en todo el mundo y se ha asociado con numerosos beneficios para la salud. Sin embargo, el consumo de té caliente a altas temperaturas puede contrarrestar estos efectos positivos y aumentar el riesgo de enfermedades graves, como el cáncer de esófago. Es esencial comprender cómo el calor del té puede afectar nuestro organismo y tomar medidas para disfrutar de esta bebida de manera segura.

Recomendaciones para disfrutar del té de manera segura

Aunque el estudio mencionado señala un aumento significativo en el riesgo de cáncer de esófago al consumir té caliente, eso no significa que debamos eliminar completamente esta bebida de nuestra vida. Aquí hay algunas recomendaciones para disfrutar del té de manera segura y minimizar el riesgo de enfermedades:

Dejar enfriar: deja que el té recién preparado se enfríe durante varios minutos antes de beberlo. Esto reduce la temperatura y disminuye el impacto en el revestimiento del esófago.

Te podría interesar:

Temperaturas más bajas: intenta disfrutar del té a temperaturas más bajas, evitando superar los 60 °c o 140°f. Esto puede requerir un poco de paciencia, pero es esencial para proteger tu salud.

Alternativas frías: si prefieres tomar algo refrescante, opta por infusiones frías como el té helado o aguas saborizadas con frutas. Estas opciones pueden ofrecer el mismo sabor sin exponerte a temperaturas peligrosas.

Conoce tus límites: si ya tienes factores de riesgo para el cáncer de esófago, como reflujo ácido o consumo de tabaco y alcohol, es aún más importante ser cauteloso con la temperatura de tus bebidas calientes. Consulta con un médico para recibir recomendaciones personalizadas.

4.2/5 – (4 votos) ¿Le resultó útil este artículo?

Angie Bravo

Últimas entradas de Angie Bravo (ver todo)



Source link