“Es increíblemente difícil”: usuario con discapacidad

0
367


José Margarito vive en el sector de Gowanus, a solo pasos de la estación Smith-calle novena.

Pero debido a que no hay un ascensor en dicha estación, debe caminar cinco cuadras para acceder a la estación de la calle cuarta.

Margarito, usuario del subway tiene una discapacidad y dice:

“Yo no puedo casi caminar. Y cuando cojo el tren, tengo que esperar. Si tengo que ir a un sitio a las nueve, tengo que irme de casa a las cinco para poder llegar, porque el exceso es difícil”, asegura.

Como él, el 13% de los neoyorquinos que usan el subway tienen discapacidades, y se les dificulta acceder el 70% de las estaciones del subway, pues carecen de elevadores, rampas y escaleras eléctricas.

Por eso el senador estatal Andrew Gounardes habló de la importancia de poder implementar el cobro de los peajes de congestión en Manhattan, ya que según dicen, ese dinero que la MTA recaudará anualmente es clave para poder construir tales accesos.

“La MTA está obligada a hacer accesible para todos los neoyorquinos hasta el año 2055, pero eso no va a ocurrir si no se implementa el cobro de los peajes por congestion, agrega Gounardes.

Señalaron, además que las demandas entabladas por el estado de Nueva Jersey es una pérdida de tiempo e innecesaria, y que lo único que hace es demorar que la MTA realice las mejoras, que beneficiara a miles de neoyorquinos con discapacidades, como Verónica Vélez.

“Se me hace difícil subir la escalera. La escalera son mucha. A subir hasta el último piso”, explica Vélez.

–  ¿Entonces usted no utiliza este subway?

Te podría interesar:

“No, yo no hago este subway. Yo camino a la cuarta, y en la cuarta cojo el tren.”

A veces José Margarito, se arriesga a subir las gradas, pero eso lo deja exhausto.

“Mi estación aquí es bien alta, tiene escaleras, pero no tiene la otra parte, son escaleras, nada más.

Y tiene que entrar de una a la una y esperar y esperar y esperar, coger la respiración y otra vez esperar y dejar que como tres trenes pasan y cuando llego me siento que me voy a morir de la respiración, no puedo respirar bien.

“Es increíblemente difícil”, sostiene Margarito.

Jessy Figueroa, es activista a favor de personas con discapacidad de la MTA y dice:

“Por ahora, los agentes de la estación o alguien o la policía tienen que asistir la gente que son incapacitados para servir a la escalera.”

Se estima que la MTA podría recaudar 1,000 millones cada año, con el cobro de los peajes de congestión, dinero que iría para dar accesibilidad a las personas con discapacidad.

 



Source link