Un voluntario de la vacuna Pfizer asegura que los síntomas son como si “hubiera cogido una gripe muy fuerte”

0
467
  • En marzo sabrá si ha generado anticuerpos
  • Asegura que la inyección duele mucho menos que la vacuna de la gripe
  • La vacuna tiene un 90% de efectividad en la prevención del covid-19

La farmacéutica Pfizer ha comunicado durante esta semana que su vacuna experimental tiene un 90% de efectividad en la prevención del covid-19, los primeros datos de su estudio. Ahora, los voluntarios que se han sometido a las pruebas de esta investigación han concedido diferentes entrevistas a medios de comunicación en las que han contado con detalles cuáles los efectos secundarios que tuvieron durante estos ensayos.

Miquel Ferández es un catalán que vive en Oklahoma y que ya ha recibido las dos dosis del tratamiento contra el coronavirus. El voluntario ha concedido una entrevista al medio ‘Rac1’ donde asegura que, tras administrarle la primera dosis, “tenía síntomas como si tuviera la gripe”.  Miquel Fernández revela al medio catalán: “Tuve fiebre, dolor general, cansancio. Me duró unas horas“. 

El voluntario también ha revelado que el encargado de la investigación avisó que si habían notado síntomas con la primera dosis, también los notarían con la segunda y última inyección. “El mismo día tuve mucho malestar, más dolor y la zona donde me pincharon estaba inflamada. Volví a experimentar cansancio y fiebre. Era como si hubiera cogido una gripe muy fuerte”, declara al medio de comunicación. 

Sin embargo, Miquel Fernández ha querido mandar un mensaje tranquilizador y ha asegurado que la vacuna contra el duele mucho menos que la de la gripe. Además, el voluntario ha revelado que en marzo sabrá si ha generado anticuerpos a la enfermedad. PUBLICIDAD

Las vacunas de la covid-19 se adaptarán a grupos de población

La distribución de varias vacunas contra la covid-19 por parte de diferentes laboratorios permitirá adaptar la inmunización a las necesidades de los distintos grupos de población, ha detallado a Efe la profesora especialista en inmunoterapia Carmen Álvarez-Domínguez.

Esta experta de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) ha resaltado que “va a ser la primera vez en contar con una vacuna con tantas aproximaciones diferentes“, que se definen mediante el uso del virus inactivado o con el empleo de proteínas, entre otras opciones.

Ha recalcado que “hay que coger con pinzas” el anuncio de la farmaceútica estadounidense Pfizer de contar en la primavera de 2021 con una vacuna contra la covid-19, tras haber conseguido una eficacia superior al 90 por ciento, “porque el ensayo clínico no está acabado”.

Este resultado de eficacia se ha obtenido a partir de los datos intermedios antes de que concluya la investigación, que normalmente no se liberan, pero, como en este caso son “tan prometedores”, se han dado a conocer antes de publicar  el estudio científico, ha precisado.

“Una cosa es lo que se prueba en individuos sanos, con unas condiciones, y otra es cómo funciona esa vacuna entre la población general“, ha insistido.

La vacunación no supondrá el fin del  porque “el virus seguirá circulando”, ha recalcado, “se acabará con la infección cuando se logre la inmunidad general, también tras haber pasado la enfermedad”.

A finales de año o primeros de 2021 -ha dicho- se liberarán los datos de los ensayos clínicos de Pfizer, Moderna y AstraZeneca, mientras que Janssen no lo hará hasta primavera, pero tardará más porque en su investigación participan unos 60.000 voluntarios.

En cuanto a la vacunación de la población, ha estimado que se comenzará por los grupos de riesgo, que las personas mayores, los profesionales sanitarios, los trabajadores de servicios sociales y el resto de colectivos que estén más expuestos, en un proceso de vacunación general que se prolongará hasta finales de 2021, ha calculado.

También ha recordad que, en China, la vacuna desarrollada por la empresa Sinovac Biotech ha permitido inmunizar a los miembros de su ejército y se ha comenzado con los maestros y los miembros de la administración.

El número reproductivo básico (R0) -que calcula los contagios que puede provocar una única persona- del determinará el porcentaje de la población al que habrá que vacunar, ha indicado esta experta.

Native Ads
Native Ads
No tags for this post.