Tuesday, January 31, 2023

¿La leche de soja es buena o mala? ¿Cuáles son sus propiedades y contraindicaciones?

De interés


La leche de soja es rica en fitoestrógenos, moléculas similares a nuestras hormonas que imitan o modulan los efectos de las hormonas reales. La soja es también la legumbre más rica en proteínas. Estas proteínas también intervienen en diversas propiedades de los alimentos.

A continuación, un resumen de las propiedades y beneficios de la leche de soja.

Una bebida ideal para la osteoporosis.

Aunque la leche de soja contiene poco calcio y nada de vitamina D, la presencia de fitoestrógenos tiene un efecto protector contra la osteoporosis.

La osteoporosis es una enfermedad que suele manifestarse con fracturas traumáticas o espontáneas. Las isoflavonas contenidas en la soja, como la genisteína, la daidzeína y la gliciteína, imitan la acción de los estrógenos, capaces de frenar la desmineralización ósea. Por lo tanto, el consumo regular de productos de soja evita la pérdida de calcio de los huesos y bloquea su absorción.

Contrarresta los síntomas de la menopausia.

Según algunos estudios, tomar 45 mg de proteína de soja al día es beneficioso contra los síntomas clásicos de la menopausia: sofocos, insomnio y depresión.

Durante la menopausia, las hormonas femeninas conocidas como estrógenos dejan de producirse. Las isoflavonas presentes en la leche de soja también desempeñan un papel importante en este caso. En Asia, donde la soja y los productos de soja se utilizan a diario, las mujeres sufren muchos menos problemas de menopausia que en Occidente.

Excelente como sustituto para tratar la cándida.

Normalmente, se aconseja consumir alimentos sin azúcar o bajos en azúcar para la cándida. Por este motivo, es bueno utilizar bebidas vegetales como sustituto de la leche de vaca, incluidas las bebidas de soja.

La cándida se alimenta de los azúcares, por lo que es mejor mantener los endulzantes lejos y pensar en leche de soja. La leche de vaca contiene muchos azúcares, como la galactosa, mientras que la leche de soja, especialmente la leche sin azúcares añadidos contiene muchos menos riesgos, solo tienes que prestar mucha atención a la etiqueta, ya que es mejor comprarla natural, sin azúcares añadidos.

Soja para tratar la diabetes.

Las personas con diabetes deben tener cuidado con el consumo de alimentos con un IG (Índice Glucémico) bajo, como la leche de soja. Este tipo de leche sin azúcares añadidos es adecuado en una dieta diabética por:

Su bajo contenido en hidratos de carbono.

Su bajo índice glucémico (IG 34).

Su bajo contenido en grasa, que facilita el control del peso, lo que a su vez desempeña un valioso papel en los niveles de glucosa en sangre.

Contrarresta el síndrome de ovario poliquístico.

La leche de soja es capaz de combatir el síndrome de ovario poliquístico (SOP). En concreto, las isoflavonas de soja equilibran el desequilibrio hormonal causado por el síndrome de ovario poliquístico. Este síndrome es un trastorno endocrino muy común en la población femenina mundial, el cual está causado por una disfunción hormonal que puede ser tratada.

Tratar la hinchazón de los senos con leche de soja.

No se trata de un aumento definitivo de los senos, sino de efecto que se produce temporalmente durante la fase de ovulación debido al pico de estrógenos. Es común encontrar datos que dicen que beber leche de soja hace crecer los pechos, o que son «píldoras para los pechos» de soja. En realidad, los estrógenos vegetales contenidos en la leche de soja deberían tomarse en cantidades muy importantes, y el efecto no sería duradero.

Reduce los niveles de colesterol.

Numerosos estudios demuestran que 25 g de proteína de soja al día reducen el colesterol total y el LDL. El colesterol es muy importante para el organismo, el cual es producido por el cuerpo y lo que se obtiene por parte de los alimentos.

El colesterol puede ser bueno (HDL) o malo (LDL), y es este último el que se deposita en las arterias con los consiguientes riesgos cardiovasculares. Entre los principales remedios que se sugieren para combatir el colesterol alto están la dieta adecuada y la actividad física. Las proteínas, los fosfolípidos y los fitoesteroles son valiosos nutrientes de la leche de soja que son importantes aliados en la lucha contra el colesterol.

Combate el hígado graso.

Las proteínas de la leche de soja pueden reducir la acumulación de triglicéridos en el hígado. El «hígado graso» o esteatosis hepática es un depósito excesivo de grasa en las células del hígado. Los estudios científicos han demostrado que esto es posible, sobre todo en personas que sufren de obesidad.

Leche de soja para la gastritis y el reflujo.

La soja y sus productos derivados son ricos en isoflavonas, a las que se atribuyen propiedades antiinflamatorias. La gastritis es una enfermedad inflamatoria de la mucosa gástrica, y el reflujo es un trastorno que se convierte en enfermedad cuando causa ardor, regurgitación o cuando provoca la inflamación del esófago.

Las isoflavonas de soja, agentes antiinflamatorios naturales, pueden tener una influencia positiva en la gastritis y el reflujo. Además, varios estudios han demostrado que la soja fermentada puede reequilibrar la flora intestinal.

Ayuda a perder peso.

Las isoflavonas y las proteínas de la soja contenidas en la leche de soja han demostrado ser excelentes aliadas para adelgazar. Los estudios han demostrado que una sustancia proteica de la soja, la beta conglicinina, es capaz de estimular la liberación de una hormona que interviene en la reducción del hambre y la saciedad. Sin embargo, ten cuidado con las fórmulas enriquecidas con azúcar.

Contraindicaciones de la leche de soja.

Es importante conocer y prestar atención a los aspectos negativos de la leche de soja. De hecho, las isoflavonas, cuyas propiedades tanto hemos alabado, pueden tener contraindicaciones si se consumen en exceso, además, también se ha encontrado que esta sustancia contiene anti nutrientes que causan efectos no deseados en el organismo.

Veamos las principales contraindicaciones de la leche de soja.

Aumento de los casos de cáncer.

El consumo de leche de soja no se recomienda para quienes tienen o han tenido un tumor. Se han realizado muchos estudios sobre la correlación entre el consumo de soja y la aparición de algunos tipos de cáncer, en particular el de mama, colon y próstata.

Hay opiniones encontradas en la comunidad científica, ya que algunos afirman que la soja puede ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer y otros afirman que su uso excesivo afecta al desarrollo del cáncer. Es importante tener en cuenta que el término «desarrollo» no se refiere a la aparición del cáncer, sino a la proliferación de un tumor preexistente.

Daños en la glándula tiroides.

Varios estudios han demostrado que las isoflavonas contenidas en la leche de soja pueden interferir con la función tiroidea. Sin embargo, esto sólo pasa con ciertos individuos: los niños, los que sufren de disfunción tiroidea y los que toman medicamentos para la tiroides.

Las isoflavonas provocan una disminución de la producción de estas hormonas. Esta carencia, en combinación con la falta de yodo, provocaría una sobreestimulación de la tiroides, lo que llevaría al hipotiroidismo.

Mala digestión y absorción de ciertos nutrientes.

La leche de soja contiene antinutrientes, siendo los principales el ácido fítico, los inhibidores de la tripsina y las saponinas. El ácido fítico no permite que el zinc, el calcio, el hierro y el magnesio sean absorbidos por el intestino, aunque tanto la germinación de la soja como su fermentación reducen este efecto negativo.

Los inhibidores de la tripsina son sustancias que no permiten la digestión de las proteínas y están relacionados con la disminución de la absorción de la vitamina B12, aunque en la mayoría de los casos, el tratamiento térmico reduce el efecto negativo.

Las saponinas son tóxicas cuando se toman en grandes cantidades, pero cuando no se exagera, tiene efectos beneficiosos sobre el sistema inmunitario, el colesterol, el cáncer, la respuesta a la insulina y los cálculos renales. El efecto de los factores antinutricionales es mayor a medida que aumenta la cantidad de agua en el producto de soja, así que te recomendamos leer con cuidado las etiquetas de lo que consumes.

Molestias intestinales.

La leche de soja puede causar problemas intestinales a los enfermos del síndrome del intestino irritable. Los culpables son los galactanos, azúcares que, si no se digieren, provocan diversos problemas gastrointestinales y los inhibidores de la tripsina.

Por ello, es posible que la leche de soja inflame el estómago, provoque meteorismo, flatulencia, calambres abdominales, diarrea o estreñimiento. La intensidad y los síntomas varían de una persona a otra.

Por último, ten en cuenta que no hay que reducir o demonizar la importancia de un alimento. La leche de soja tiene una influencia particular muy beneficiosa en nuestro organismo, por lo que solo debemos tener cuidado de administrar su consumo de manera responsable, alternándola con la leche de vaca y/o otras bebidas vegetales.



Source link

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

últimas noticias

New York: Erika Cruz: “Admiro a Amanda Serrano, pero no me achico”

La peleadora mexicana Erika Cruz se enfrenta el próximo sábado a la puertorriqueña Amanda Serrano en un combate...
- Advertisement -spot_img

More Articles Like This

- Advertisement -spot_img