Mundo: Una periodista rusa denuncia las prácticas de Putin: "Me inyectaron una droga y no recuerdo tres días de mi vida"

Criticar la gestión de Putin en la guerra de Ucrania trae consecuencias. La periodista rusa Maria Ponomarenko, de la web de noticias RusNews, fue detenida el pasado abril, acusada de difundir noticias “falsas” la “operación militar especial” de Putin en Ucrania. A principios de julio, Ponomarenko fue trasladada a un hospital psiquiátrico de Siberia, y tras volver a un centro de detención ha denunciado las cuestionables prácticas que allí realizaron con ella.

Según recoge The Mirror, Ponomarenko sostiene que los guardias del psiquiátrico, donde continúa encerrada, la sujetaron en dos ocasiones y le “inyectaron a la fuerza” una droga desconocida que la dejó “sin memoria durante tres días”.

La periodista, de 44 años y madre de dos hijos, siendo investigada por el gobierno ruso después de haber publicado declaraciones como que “es imposible permanecer en silencio” ante la guerra en Ucrania, “sabiendo de la muerte de miles de personas inocentes”. Tras ser detenida en San Petersburgo, fue obligada a someterse a una “evaluación” psiquiátrica, en este caso en un hospital de la era soviética en Siberia.

Según declaraciones a RusNews que recoge The Mirror, su estancia en el psiquiátrico no siendo fácil. “Pedí ropa, cubiertos, toallas sanitarias y artículos básicos de lavado”, ha indicado.

“Luego me inyectaron a la fuerza una sustancia desconocida“, ha afirmado Ponomarenko. “Se suponía que me calmaría, y el resultado es que no recuerdo tres días de mi vida, en absoluto”, ha denunciado.

La periodista logró avisar a un amigo que llegaba en ese momento a la clínica para que le consiguiese un abogado, pero ello no impidió que los trabajadores del lugar le inyectasen esta sustancia en el cuerpo.

Ponomarenko ha detallado además cómo realizan esta práctica: “Tres jóvenes del servicio penitenciario te toman de piernas y de las manos, empujándote contra una cama, y luego una enfermera realiza la inyección”, indica. “ esto sucedía, mi compañera de celda fue expulsada de la celda”, ha recordado la periodista.

Tras la pesadilla vivida en este psiquiátrico, Maria Ponomarenko ha regresado a un centro regular de detención preventiva, desde donde ha denunciado esta práctica denominada ‘psiquiatría punitiva’ que el gobierno de Putin realiza a los opositores, y que eran muy comunes en la época soviética.

“Lo más horrible es que esta práctica puede convertir a una persona sana en una enferma mental“, sostiene la ONG de derechos humanos Myagkaya Sila. “Lo que le pasó a Maria en la clínica es una tortura a gran escala”, concluyen.

20 minutos

Native Ads
Native Ads
No tags for this post.