Crece el apoyo para Melissa Lucio, una madre de 14 hijos condenada a muerte en Texas

0
268

La inminente ejecución de una madre de 14 hijos, programada para el próximo miércoles, sentenciada a muerte por el asesinato de su hija de dos en un polémico caso, ha desatado una ola de solidaridad entre personalidades que rebasa fronteras de Estados Unidos.

Melissa Lucio fue encontrada culpable en 2007 del homicidio de su bebé de dos años, Mariah, cuyo cuerpo fue hallado en la casa familiar cubierto de moretones, días después de que cayera por escaleras.

Embarazada de gemelos en aquel entonces, esta estadounidense de origen mexicano tuvo una vida marcada por agresiones físicas y sexuales, adicciones a las drogas e inestabilidad económica.

La policía sospechó inmediatamente que golpeó a su hija y la interrogó largamente apenas unas horas después de la muerte.

Después de decir que “no lo había hecho casi unas cien veces”, a tres de la mañana realizó una confesión “completamente extorsionada”, según Sabrina Van Tassel, directora del documental “The State of Texas vs. Melissa”, que se estrenó en 2020.

“Creo que lo hice”, dijo finalmente a los agentes que le preguntaron sobre los moretones.

Esa confesión fue “lo único que tuvieron en su contra”, dijo Van Tassel, convencida de que “no hay nada que conecte a Melissa Lucio con la muerte de su hija, no hay ADN, no hay testigos”.

Durante el juicio, un doctor dijo que era el “peor” caso de abuso infantil que haya visto.

Pero una incapacidad física de Mariah, que la volvía inestable cuando caminaba, y pudo explicar su caída, no fue tomada en cuenta por los expertos, según la defensa de Lucio, que también argumentó que los hematomas pudieron haber sido causados por un trastorno de la circulación sanguínea.

Ninguno de los hijos de Melissa la ha acusado de ser violenta. En tanto que el fiscal fue más tarde condenado a prisión por corrupción y extorsión.

“Error judicial”

El documental desató un movimiento de solidaridad en favor de Lucio.

La estrella de telerrealidad Kim Kardashian, con decenas de millones de seguidores, tuiteó el miércoles que hay “tantas preguntas sin resolver alrededor del caso y pruebas que se usaron para condenarla”.

Y la historia de Lucio también fascina a los medios latinoamericanos, al tratarse de la primera mujer latina sentenciada a muerte en Texas, el estado de Estados Unidos que más personas ha ejecutado en el siglo XXI.

En Francia, la excandidata presencial Christiane Taubira dijo que Lucio es probablemente “víctima de un error judicial”.

Además uno de los jurados que la condenó expresó su “profundo arrepentimiento” en un editorial publicado el domingo.

Lucio incluso está ganando respaldo entre los republicanos estadounidenses, tradicionales defensores de la pena capital.

Unos 80 congresistas de Texas de ambos partidos han pedido a autoridades suspender su ejecución. Varios han ido a visitarla a prisión.

“Como un conservador republicano que ha estado desde hace mucho tiempo a favor de la pena muerte, nunca he visto un caso más preocupante que el de Melissa Lucio“, dijo uno de ellos, Jeff Leach.

Igualmente, el legislador del Senado de Texas Eddie Lucio (sin relación de parentesco con la condenada)  pidió a los habitantes de esta región estadounidense que se movilicen para evitar que la ciudadana de origen mexicano Melissa Lucio sea ejecutada el próximo miércoles.

Eddie ha sido uno de los senadores texanos que más se ha movilizado para convencer a otros veinte colegas de la cámara alta de Texas del Partido Demócrata y del Republicano, para solicitar un aplazamiento formal de la fecha de la ejecución.

“Queremos que todo el mundo responda”, dijo a Efe Lucio, antes de pedir a los ciudadanos que hablen con organizaciones civiles o se pongan en contacto con sus representantes políticos locales “para enviar un mensaje fuerte” al gobernador, al fiscal o al sistema penal del estado de Texas, “porque siempre hay tiempo”, subrayó.

El político se reunió en Harlingen (Texas), el pueblo natal de Melissa, con su madre Esperanza y varios miembros de su familia para rezar juntos el rosario.

“Impacto”

La detenida está impactada por el movimiento de apoyo, según dijo a la AFP su hijo John Lucio.

“No podía creerlo” cuando le mostró mensajes de celebridades como Kim Kardashian.

Los últimos 15 han sido “ difíciles”, recuerda este hombre de 32 Lucio, adolescente cuando ocurrió la tragedia y quien tuvo que “lidiar con” la muerte de su hermana al tiempo que veía que su madre era “acusada por ello”.

Pero este año “ha sido el más difícil porque recibimos la fecha de ejecución en enero”, explicó John Lucio, que dice que siempre creyó en su inocencia.

Está convencido de que su madre nunca habría sido condenada “si hubiera tenido dinero”.

El caso trae a la luz el problema de las falsas confesiones. Es difícil estimar cuántas hay, pero según datos del Innocence Project, que lucha contra los errores judiciales, de cuatro personas falsamente condenadas y exoneradas gracias a pruebas de ADN, una había confesado el crimen.

En casos de homicidio, la cifra asciende a 60%, según Saul Kassin, profesor de psicología en el John Jay College of Criminal Justice.

Y alguien que, como Lucio, ha experimentado traumas y violencia, es “menos resistente, más propenso a ceder, tienen menos tolerancia al estrés de un interrogatorio”, y por lo tanto es más probable que acepte la autoría de un delito que no ha cometido, dijo.

Lucio ha agotado sus recursos legales, pero su equipo ha presentado una solicitud de clemencia, que suele resolverse hasta unos días antes de la ejecución. Los fiscales también podrían retirar la orden de ejecución y aceptar volver a investigar el caso, según el Houston Chronicle.

Y si todo eso falla, el gobernador de Texas, Greg Abbott, tiene la autoridad para retrasar la muerte de Lucio.

El gobernador, firme partidario de la pena capital, sólo ha concedido clemencia en una ocasión.

Primera latina

Melissa Lucio, de 53 años, se convirtió en 2008 en la primera latina condenada a muerte en Texas.



Fuente LD

Native Ads
Native Ads
No tags for this post.