Café del Nogal

0
60


George Orwell era un escritor con un extraordinario “poder de persuasión” capaz, parafraseando a Mario Vargas Llosa, de suplantar la realidad con la ficción narrada.
En “1984” aparece un gobierno totalitario que controla hasta los deseos de los ciudadanos, donde hay –entre otras características de los regímenes absolutistas– constante revisión de la historia, a cargo Partido, encajarla con el “statu quo” y en las que aparece “el Gran Hermano” “como jefe y guardián de la Revolución” (Orwell, 1984, Cap. III, pág. 45).

Uno de los elementos propio de cualquier régimen totalitario, o con aspiraciones de serlo, es controlar la información y limitar la libertad de expresión de los ciudadanos (súbditos), procurando es su labor de búsqueda del poder absoluto “prostituir las palabras” y apropiarse de las ideas y someter así el pensamiento de las mayorías.

En la novela la lengua va cambiando hasta hacerse funcional, que cada palabra tenga un único significado, y limitar así la creatividad y las interpretaciones, a le llaman “neolengua” y su finalidad “es limitar el alcance del pensamiento, estrechar el radio de acción de la mente” (Mestas Ediciones, 2008: 284, p. 58), afirmándose luego que “la revolución será completa cuando la lengua sea perfecta” (p. 59).

En la novela incluso el “pensar” podía ser considerado traición, lo cual existía una “Policía del Pensamiento”. Más, aún en aquel mundo oprobioso y descarnado había “un sitio de mal agüero (donde) los antiguos y desacreditados jefes del partido se habían reunido… antes de ser purgados definitivamente”, un lugar, por demás, “refugio de pintores y músicos” (p. 61), donde, casi inconscientemente, se podía discrepar, aunque a veces solo con un gesto, con mirada, un suspiro o un pensamiento, el lugar se llama “Café del Nogal”.

En la novela “no había ley que prohibiera frecuentar el Café del Nogal”, pero era sin dudas peligroso: podía haber espías. Al respecto, no deja de ser interesante que Orwell proponga que son libres e independientes aún en aquel mundo oprobioso los pintores y músicos, yo agregaría también que los poetas lo son, los de verdad, claro está. No ataduras humanas que puedan encerrar la verdadera poesía. E incluso, los grandes poetas como Neruda no dejan de escribir con extraordinaria belleza aun cuando abordan temas tan políticos como en su “Oda a Stalingrado”.

Las redes sociales son especie de Café del Nogal moderno, nada puede contenerlas, pero deben tomarse con pinzas, pues se sabe de la creación de “tendencias falsas”. Sería un error gobernar o hacer oposición sólo contando con los dictados de estas. Por eso debemos buscar otros lugares, donde personas de carne y hueso discutan y busquen consensos, nuestra “democracia” necesita cada vez más espacios como el Café del Nogal, donde se pueda disentir de forma constructiva, evitar confrontaciones innecesarias y ayudar a fortalecer nuestra aún pobre cultura democrática y hacerla más transparente, participativa e institucional.

La entrada Café del Nogal se publicó primero en Periódico El Caribe.



Fuente EL CARIBE

Native Ads
Native Ads
No tags for this post.