Mundo: Diego Mesa, ministro de Minas y Energía de Colombia: "El sistema colombiano garantiza un tope al precio de la luz"

0
67

Diego Mesa (Medellín, 1982) es desde junio de 2020 ministro de Minas y Energía del Gobierno de Colombia. Mesa se encuentra acompañando al presidente colombiano, Iván Duque, en su viaje oficial a España. El titular de Energía cafetero habla con 20minutos sobre la transición energética en Colombia, los intereses que tienen las empresas españolas en su país y ofrece su punto de vista y algunas soluciones para frenar el alza del precio de la luz en España.

¿Qué objetivos tiene esta visita a nuestro país?

Tenemos varios. En Colombia, la principal política pública del sector energético es la transición energética. Ahí tenemos dos temas muy importantes con España: en primer lugar, la masificación de energías renovables no convencionales. Colombia ha empezado un proceso para incorporar energías a la matriz energética, tanto lo que es eólico como solar. De hecho. hay en marcha una nueva subasta que adjudicaremos en octubre. Hay varias compañías españolas interesadas en participar, como Canadian Solar, Acciona, Powertis, Solartec… y vamos a reuniones bilaterales con ellos. También a finales de este mese lanzamos la hoja de ruta del hidrógeno. España es uno de los países referentes, sobre todo en hidrógeno verde, y vamos a conocer en La Coruña el proyecto del primer puerto España con hidrógeno verde. El último tema importante es la transición hidrógeno y reactivación del sector de hidrocarburos. Hemos estado con el presidente de Repsol (Antonio Brufau). Repsol tiene operaciones en Colombia en asociación con Ecopetrol (primera petrolera del país).

Ahora que la economía se empieza a recuperar. ¿Es Colombia una buena opción de inversión para las empresas energéticas españolas?

Es un momento ideal para invertir en Colombia porque además también queremos un marco normativo, fiscal y regulatorio conducente a la inversión privada, tanto doméstica como extranjera. Como ejemplo, dos meses, el presidente Iván Duque sancionó la ley de transición energética. Y esa ley trae beneficios tributarios para las empresas que inviertan en energías renovables, en almacenamiento de energía y en el tema de hidrógeno y de captura de carbono que es otro tema que estamos impulsando desde Colombia.

¿Qué puede aprender Colombia de España y viceversa en lo que se refiere a políticas energéticas?

España hizo una buena tarea diversificando su matriz y masificando las renovables. España tiene hoy un 20% de la matriz eólica. Y en el tema del hidrógeno vemos que hay un proceso de más de 20 años, el hidrógeno verde era apenas un concepto en desarrollo. En materia de renovables, hay mucho que aprender de España. embargo, Colombia puede presentar buenas prácticas en el precio que pagan los ciudadanos por la energía. Los contratos de largo plazo permiten que haya estabilidad en los precios durante 10 o 15 años. El sistema colombiano te garantiza que el precio de la luz tenga un tope independientemente de cómo es el ciclo climático.

¿Entonces las subidas de la luz que se están produciendo en España serían imposible en su país?

Así es. El concepto se llama precio de escasez y ese precio tiene un techo que no permite que el usuario pague más que el precio de escasez aunque el precio de mercado esté por encima de ese techo. Esto ha sido muy importante en Colombia tenemos las épocas de sequía.

El Gobierno español ha aprobado una serie de medidas para abaratar el recibo, como limitar el precio del gas, bajar impuestos o forzar a las eléctricas a vender parte de la energía que generan a un precio fijo. ¿Cree que acertadas?

Es difícil pronunciarme sin haber hecho una análisis cuantitativo de cada una de las medidas. Sin duda, es una coyuntura complicada para España porque hay que mantener un equilibrio entre la protección al ciudadano y seguir incentivando la inversión en el sector para garantizar la estabilidad de los precios y del suministro a largo plazo. Pero creo que hay cosas que serían positivas para bajar el precio de la energía como los contratos a largo plazo, garantizar que haya un suministro y revisar los incentivos.

¿Puede ser Colombia un ejemplo de gestión energética para España?

Creo que hay muchas cosas que España podría revisar. Acabamos de publicar la hoja de ruta de la transición en la que cogimos el mercado energético y lo dividimos en cinco focos. En las reuniones hubo españoles participando en los grupos de trabajo.

Uno de los objetivos de su gobierno es la reactivación del sector de los hidrocarburos. ¿Cuál es la receta para hacerlo compatible con la reducción de las emisiones de CO2?

En el sector de hidrocarburos tenemos un gran interés en el gas natural porque ocho de cada diez familias utilizan gas en sus vivienda. Yo siempre repito una frase: ‘Estamos haciendo una transición energética no una radicalización energética’. La transición es gradual y, por ejemplo, en materia de emisiones en Colombia lo más importante es ir modernizando el parque de vehículos. Queremos reactivar el sector de hidrocarburos porque es importantes autosuficiencia, sobre todo en materia de gas, y porque cerca de un 50% de la producción de crudo de Colombia se exporta y es una fuente de divisas.

Ha hablado de la transición energética. ¿Se logrará llegar a las cero emisiones en 2050 en el mundo, un objetivo compartido por España y Colombia?

Tenemos dos objetivos: uno a 2030, que es una reducción de emisiones de CO2 en un 51% a nivel país; y poder llegar a la carbono neutralidad en 2050. Pero ya estamos dando pasos concretos. Colombia tiene una ventaja respecto a España y es que nuestra matriz eléctrica sobre todo en generación procede de un 70-75% de fuentes renovables convencionales y no convencionales porque hay un gran componente hídrico.

Las renovables solo representan en torno al 11% de la aportación al consumo mundial. ¿Va el mundo con retraso en la producción de energía verde?

En América Latina, Colombia lidera una iniciativa para llegar al 70% de renovables como región. Hoy, ese porcentaje está en el 56% pero tenemos un liderazgo compartido con Chile y Costa Rica para que la región llegue al 70%. Obviamente queremos ver otros compromisos similares en otros continentes como es el caso europeo y asiático.

La OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) prevé que el consumo global de petróleo aumente hasta mediados de siglo pese a los esfuerzos de la naciones por lograr energía limpia. ¿Hasta cuándo cree que durará la alta demanda del combustible fósil?

En promedio, las proyecciones dicen que en 2035-2040 se llega al pico de consumo de petróleo y ahí arranca un descenso. Vemos en materia de movilidad, que es uno de los principales consumidores, cada vez más países con obligación de vehículos eléctricos. Ya hay países que a partir de 2035 solo van a permitir vehículos de cero emisiones. A medida que el parque automotor se vaya diversificando bajará el consumo de combustibles líquidos. Otros sectores van a ir más lento, como el transporte aéreo. Todavía no hay una ruta clara para descarbonizar el transporte aéreo.



20 minutos

Native Ads
Native Ads
No tags for this post.