Un general alertó sobre la salud mental de Trump

0
41

El principal jefe militar de Estados Unidos estaba en enero tan alarmado por el estado mental del entonces presidente Donald Trump que emprendió acciones secretas para evitar que desatara guerra con China, según un nuevo libro.

El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor conjunto, ordenó a sus colaboradores no actuar inmediatamente en caso de que Trump diera algún paso para usar el arsenal nuclear y, además, llamó a un general chino para tranquilizar a Pekín, escribieron los periodistas Bob Woodward y Robert Costa en un libro de inminente aparición.

 El diario The Washington Post, donde ambos trabajan, y la cadena CNN publicaron ayer martes pasajes de “Peril” (“Peligro”) que muestran a Milley organizando al Pentágono y a la comunidad de inteligencia para resistir cualquier eventual paso de Trump para escalar tensiones con China tras perder las elecciones presidenciales de noviembre de 2020.

Milley llamó dos veces a su contraparte china, el general Li Zuocheng: el 30 de octubre, días antes de elecciones, y el 8 de noviembre, dos días después de que partidarios de Trump asaltaran el Congreso de Estados Unidos.

En esas llamadas Milley buscó asegurarle a China que la retórica de Trump no devendría en acciones militares. “General Li, quiero asegurarle que el gobierno estadounidense es estable y todo funciona bien”, dijo Milley en su llamada de octubre, escribieron los autores del libro.

“No vamos a atacar ni emprender ninguna operación cinética contra ustedes”, dijo Milley.

Dos meses después, Milley recurrió al canal secreto con Li tras el ataque al Capitolio en medio de la preocupación de Washington y Pekín por la inestabilidad emocional de Trump.

“Estamos 100% estables. Todo está bien. Pero la democracia a veces puede descuidada”, dijo Milley a Li, según el libro.

Para calmar a los chinos, Milley llegó al extremo de hacer que el Comando IndoPacífico aplazara ejercicios militares que Pekín hubiera podido considerar como una potencial amenaza.

Separadamente, Milley le dijo a los principales miembros de su personal que deberían informarle primero que a nadie si Trump buscaba ejercer su poder para ordenar un ataque nuclear.

Milley habló además con otros altos funcionarios, incluyendo la directora de la CIA Gina Haspel y el jefe de la Agencia de seguridad Nacional Paul Nakasone, la necesidad de vigilantes ante la posibilidad de que Trump actuase irracionalmente.

“Algunos podrían sostener que Milley se extralimitó en su autoridad y se atribuyó un poder extraordinario”, escribieron los periodistas.

Sin embargo creía actuando correctamente “para asegurar que no hubiese una histórica ruptura en el orden internacional, ni una guerra accidental con China u otros, ni uso de armas nucleares”, dijeron. El Pentágono rehusó comentar lo publicado.

Milley y otros, Haspel incluida, estaban preocupados de que Trump emprendiera un ataque contra China o Irán ya fuera por frustración o para buscar una forma de aferrarse a la presidencia. – “Está loco” – Milley hizo su segunda llamada a Li luego de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, lo telefoneara para hablar el estado mental de Trump y su rechazo a admitir la victoria de en elecciones.



Fuente LD

Native Ads
Native Ads
No tags for this post.