Mundo: El ultranacionalista Viktor Orbán quiere prohibir que se hable de homosexualidad en los colegios de Hungría

0
48

Se trata de una propuesta legislativa del ultranacionalista de Viktor Orbán que se debate la próxima semana y que pretende prohibir hablar sobre homosexualidad en las escuelas de Hungría, una medida similar a la adoptada por en 2013, según denuncia la comunidad LGTB+.

“El Fidesz, el partido de Orbán, al prohibir los programas con temas LGTB+ en las escuelas y los programas de sensibilización social, limitaría severamente la libertad de expresión y los derechos infantiles con una legislación semejante a la ley de propaganda de Rusia”, aseguran varias ONG del país en un comunicado.

Para mayor indignación de las ONG y del colectivo LGTB+ del país, este proyecto de ley es en realidad una medida contra la pedofilia que prohíbe exponer a menores de 18 años a pornografía y a cualquier contenido que fomente el cambio de género y la homosexualidad, relacionando así al colectivo LGTB+ con el abuso de menores.

El proyecto de ley “no tiene precedentes en la Unión Europea” y pone en peligro la mental de los jóvenes LGTB+, aseguran en un comunicado conjunto cinco ONG como la Asociación Háttér, de defensa de los derechos homosexuales, Amnistía Internacional o Budapest Pride. Estas organizaciones recuerdan además que Rusia aprobó en 2013 una ley contra la “propaganda gay”, muy semejante a la propuesta por Orbán, y desde su entrada en vigor ha crecido considerablemente la homofobia en ese país.

Desde que llegó al poder en 2010, el Gobierno de Orbán ha adoptado una serie de leyes que limitan los derechos de las comunidades LGTB+ y varios políticos han lanzado públicamente mensajes homófobos. Algunos analistas consideran que Orban elevó en los últimos meses la retórica contra la comunidad LGBT+ para contentar a su base más conservadora de cara a las disputadas elecciones legislativas de 2022.

Por ejemplo, El presidente del Parlamento y uno de los fundadores del Fidesz, László Kövér, ha comparado a los homosexuales que quieren adoptar con pedófilos. “Desde un punto de vista moral no hay ninguna diferencia entre el comportamiento de un pedófilo y los que piden esto”, dijo Kövér.

De hecho, en la constitución de 2011, aprobada en solitario por el partido de Orbán, se determinó que el matrimonio era la unión de un hombre y una mujer y recientemente se prohibió la adopción por parte de parejas del mismo sexo. “Hungría es un país tolerante y paciente con la homosexualidad, siempre que dejen en paz a nuestros hijos”, afirmó entonces Orbán.

El año pasado, un libro para niños titulado “El país de las maravillas es para todos”, que buscaba mostrar respeto hacia las minorías, fue descrito por el gobierno como “propaganda homosexual” que debería prohibirse en las escuelas. Y durante la pandemia, en mayo de 2020, el Gobierno prohibió cambiar de nombre a transexuales. Y estas son solo algunas de las medidas por las que protesta el colectivo LGTB húngaro que acusan a Orban de seguir la estela de Putin para convertir Hungría en un país homófobo.



20 minutos

No tags for this post.