Mundo: Las cifras detrás de los tiroteos en EEUU: ¿Más víctimas blancas o negras? ¿Es Alaska más violenta que Nueva York?

0
37

Un joven de 19 años entra en el almacén de una empresa de mensajería y mata a tiros 8 de sus compañeros de trabajo antes de quitarse la vida. Otra persona acude armada a un centro comercial y perpetra a sangre fría una masacre que se cobra 10 vidas. Son solo dos ejemplos recientes de los constantes tiroteos con armas de fuego que casi cada semana se producen en los .

Una lacra que no se ha detenido a pesar de la pandemia. Tan solo en lo que va de año, la web especializada Gun Violence Archive ha registrado 156 tiroteos masivos. Más de 12,000 personas han muerto hasta la fecha en incidentes con armas de fuego.

Eso, con respecto a 2021. Porque 2020, el año de la pandemia, será también recordado por haberse alcanzado un nuevo récord en muertes por armas fuego: 43.550 fallecimientos.: Una ola de que no se ha parado pese a las restricciones por la .

De acuerdo con el Centro Gifford (una organización por el control de armas impulsada por la excongresista Gabrielle Giffords, que en 2011 sobrevivió a un tiro en la cabeza recibido durante un tiroteo en un mitin en Tucson en el que murieron seis personas) cada año mueren en Estados Unidos unas 38.000 personas incidentes con armas de fuego, desde suicidios hasta tiroteos masivos. Ess cifras implican que hay más de 100 muertes diarios por este tipo de violencia.

En 2017 se había alcanzado el récord de 39.773 muertos, de acuerdo con datos de los centros de control y prevención de enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) obtenidos a partir de certificados de muerte. De ellos, 15,720 fallecimientos eran homicidios y asesinatos, y el resto suicidios.

Pero 2020, el año de la pandemia, en el que se supone que el mundo estaba confinado y con la movilidad restringida, rompió la marca de todos los tiempos: 43.550 muertes, de las que 19.394 fueron homicidios y asesinatos y 24.156 suicidios.

De hecho, la venta de armas de fuego marcó otro récord durante la panjdemia. De acuerdo con datos de The Washington Post, en junio de 2020 se vendieron 2,5 millones de armas de fuego, superando el otro pico histórico, de 2 millones, que se alcanzó en 2012 tras el tiroteo de Sandy Hook, cuando un joven entró armado en esa escuela primaria y mató a 20 niños y seis adultos antes de quitarse la vida.

El recuento de las víctimas de tiroteos masivos en EE UU es difícil, porque no hay una definición exacta.

¿Cuando un incidente con armas de fuego pasa a considerarse tiroteo masivo o masacre? Para el FBI un “incidente con tirador activo (active shooter incidents, en inglés) es aquel en el que una o más personas se dedican de forma activa a matar o tratar de matar a otros individuos. De acuerdo con esta definición, el Centro de Investigaciones Pew, (un think tank de sobre tendencias en EE UU) cifra en 85 personas las personas que murieron en 2018 en este tipo de casos, exceptuando a los presuntos responsables.

Pero otras instancias, como The Gun Violence Archive, define tiroteos masivos como aquellos en los que cuatro o más personas son heridas o mueren por la acción de armas de fuego. Siguiendo esta definición, en ese mismo año de 2018 murieron 373 personas en esos eventos.

Así, el número de estos incidentes ha venido creciendo de forma sostenida en los últimos años. En 2017, el segundo año con más muertes, Gun Violence Archive registró 347 tiroteos masivos. En 2020 la cifra casi se dobla hasta 610.

El Centro Giffords afirma que en Estados Unidos hay 393 millones de pistolas. Pero el dato de cuántos estadounidenses están armados es difícil de saber, ante la ausencia de un registro centralizado. De hecho, de acuerdo con las reformas del Acta de Protección a Propietarios de Armas de Fuego de 1986 (FOPA, por sus siglas en inglés) se prohíbe que a nivel federal exista tal índice de propietarios de armas.

De acuerdo con Pew, cerca de un 30% de los estadounidenses declaran tener un arma de fuego, y casi un 40% afirma vivir en un domicilio que dispone de ellas.

Pero la exposición de los americanos a las pistolas es grande, de acuerdo con una encuesta de 2017 del Pew: un 48% de los encuestados afirmaron haber crecido en un hogar con armas, un 59% tiene amigos que poseen al menos una y un 72% declara haber disparado un arma en algún momento de su vida.

¿Por qué las tienen? Esa misma encuesta señaló que la principal razón es la seguridad (67% de los encuestados) seguida muy de lejos por otras razones como caza (38%), deporte (30%) y coleccionismo (13%).

El tema de la raza en la violencia por armas de fuego y la violencia policial ha estado presente en el último año en el debate estadounidense, tras la muerte de George Floyd y las protestas que ese caso desató.

Y es que esta violencia parece afectar más a las personas de raza negra que a las de raza blanca. Los afroamericanos representan solo el 7% de la población, pero suman el 52% de las víctimas mortales por arma de fuego, de acuerdo con el Centro Giffords.

De hecho, una persona negra desarmada tiene cinco veces más posibilidades de morir por disparos de la Policía que una persona blanca.

Según los clichés de cine y televisión, pareciera que es en las grandes capitales donde se corre más riesgo de morir en un tiroteo. Pero el estudio del Centro Pew señala lo contrario, y señala que hay menos violencia en que en Alaska, proporcionalmente hablando.

Alaska tiene la mayor tasa de muerte por arma de fuego del país: 22,2 fallecimientos por cada 100.000 habitantes, según Giffords. Le sigue Louisiana, con 20,7 muertes, y Alamaba, con 20,5.

Por el contrario, las tasas más bajas están en Massachussets, con 3,3 muertes por cada 100.000 habitantes, seguida por Hawái, con 3,4 muertes, y , con 3,8. Nueva York ocupa el sitio 47 de 50 estados, con una tasa de 4,1 muertes.

Aunque las cosas se ven diferente si las cifras son absolutas. Alaska registra 167 de estas muertes al año, una cada dos días. Nueva York registra anualmente 843, una cada 10 horas.



20 minutos

No tags for this post.